Evangelio viernes 29 de mayo

Evangelio Juan 21, 1. 15-19: Después de esto, Jesús se apareció otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Sucedió así: 15 Después de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?». Él le respondió: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero». Jesús le dijo: «Apacienta mis corderos». 16 Le volvió a decir por segunda vez: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?». Él le respondió: «Sí, Señor, sabes que te quiero». Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas». 17 Le preguntó por tercera vez: «Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?». Pedro se entristeció de que por tercera vez le preguntara si lo quería, y le  dijo: «Señor, tú lo sabes todo; sabes que te quiero». Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas. 18 Te  aseguro que cuando eras joven, tú mismo te vestías e ibas a donde querías. Pero cuando seas viejo, extenderás tus brazos, y otro te atará y te llevará a donde no quieras». 19 De esta manera, indicaba con qué muerte Pedro debía glorificar a Dios. Y después de hablar así, le dijo: «Sígueme».

Jesús nos pide que le demostremos nuestro amor cuidando de otros, sirviendo. … ¿Quiénes serán los corderos y ovejas que Jesús tanto cuida y que nos encarga? … Personas que acompañamos, personas que confían en nosotros. Familiares, amigos, compañeros, tantos… Pronunciemos sus nombres, recordemos sus rostros. … Son los preferidos del Señor… El nos los encarga… que los cuidemos… ¿qué hemos hecho  por ellos? … ¿qué estamos haciendo por ellos? … ¿qué podemos hacer por ellos desde ahora en adelante?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *