Evangelio jueves 4 de junio

Evangelio Marcos 12. 28-34: 28 Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: «¿Cuál es el primero de los mandamientos?». 29 Jesús respondió: «El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor; 30 y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas. 31 El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos». 32 El escriba le dijo: «Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él, 33 y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios». 34 Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: «Tú no estás lejos del Reino de Dios». Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

¿Con qué fuerza amamos a Dios? … ¿Cómo se nota que nuestro corazón está consagrado a ese amor? … ¿Cuándo hemos puesto otras prioridades sobre el amor a Dios? … ¿En qué se nos nota cuando el amor es hacia nosotros mismos? … ¿Cómo expresamos nuestro amor hacia nuestros hermanos y hermanas? … ¿quiénes? … ¿a quiénes amamos más? … ¿ a quiénes amamos menos? … ¿Los amamos más o menos que a nosotros mismos?  … ¿Cómo se nota eso?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *