Evangelio sábado 06 de junio

Evangelio Marcos 12, 38-44 38 Y él les enseñaba: «Cuídense de los escribas, a quienes les gusta pasearse con largas vestiduras, ser saludados en las plazas 39 y ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los banquetes; 40 que devoran los bienes de las viudas y fingen hacer largas oraciones. Estos serán juzgados con más severidad».  41 Jesús se sentó frente a la sala del tesoro del Templo y miraba cómo la gente depositaba su limosna. Muchos ricos daban en abundancia. 42 Llegó una viuda de condición humilde y colocó dos pequeñas monedas de cobre. 43 Entonces él llamó a sus discípulos y les dijo: «Les aseguro que esta pobre viuda ha puesto más que cualquiera de los otros, 44 porque todos han dado de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que poseía, todo lo que tenía para vivir».

¿Y cómo es nuestra ofrenda con los más necesitados? … ¿qué compartimos con ellos? … ¿lo que nos sobra o lo que es valioso para nosotros? … No solo lo material… ¿Cuánto tiempo le dedicamos a los que se sienten solos y abandonados? … ¿el que nos sobra … o el que necesito para otras cosas? … ¿Luchamos solo por lo nuestro o también por la justicia para los otros? … Le pedimos hoy ayuda al Señor para ser como esa viuda que dando poco dio más que lo que dieron los  ricos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *