Evangelio jueves 25 de junio

Evangelio Mateo 7, 21-29   21 No son los que me dicen: «Señor, Señor», los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 22 Muchos me dirán en aquel día: «Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?». 23 Entonces yo les manifestaré: «Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal». 24 Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. 25 Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca. 26 Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. 27 Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande». 28 Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, la multitud estaba asombrada de su enseñanza, 29 porque él les enseñaba como quien tiene autoridad y no como sus escribas.

Meditemos sobre esta lectura … ¿Cómo está construida nuestra vida? … ¿Cuál es el fundamento de nuestra vida? … ¿están los valores del evangelio presentes en los cimientos de nuestra vida? …  ¿cuánto de amor, de misericordia, de ayudar y servir a los demás son principios nuestros? … ¿Cómo se refleja esto en nuestras acciones? …¿Cuáles son las obras que son roca sólida en que reflejamos que tratamos de hacer la voluntad del Padre? … ¿Podrá nuestra vida estar construida sobre la arena de solo rezar, leer y estudiar sin poner nuestra fe en obras de bien? … ¿Cómo podemos hoy solidificar los cimientos de nuestra vida?  

http://www.lecturas.cl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *