Evangelio viernes 26 de junio

Evangelio Mateo 8.1-4 1 Cuando Jesús bajó de la montaña, lo siguió una gran multitud. 2  Entonces un leproso fue a postrarse ante él y le dijo: «Señor, si quieres, puedes purificarme». 3  Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Lo quiero, queda purificado». Y al instante quedó purificado de su lepra. 4 Jesús le dijo: «No se lo digas a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega la ofrenda que ordenó Moisés para que les sirva de testimonio».  

¿A quiénes conocemos hoy que sean como leprosos? … ¿Quiénes son hoy excluidos de la sociedad? … ¿De quienes nos apartamos instintivamente? … ¿A quiénes no nos atrevemos a tocar o nos cuidamos de que no nos vayan a ver con ellos? … ¿a qué nos invita este pasaje del evangelio? … ¿difícil? … ¿imposible? … Le pedimos ayuda al Señor para no discriminar hoy, con los leprosos de nuestra época. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *