Evangelio viernes 31 de julio

Evangelio Mateo 13, 54-58: 54 y, al llegar a su pueblo, se puso a enseñar a la gente en su sinagoga, de tal manera que todos estaban maravillados. «¿De dónde le vienen, decían, esta sabiduría y ese poder de hacer milagros? 55 ¿No es este el hijo del carpintero? ¿Su madre no es la que llaman María? ¿Y no son hermanos suyos Santiago, José, Simón y Judas? 56 ¿Y acaso no viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde le vendrá todo esto?». 57 Y Jesús era para ellos un motivo de tropiezo. Entonces les dijo: «Un profeta es despreciado solamente en su pueblo y en su familia». 58 Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la falta de fe de esa gente.

Observemos nuestra vida cercana … nuestras amistades … nuestros parientes … los que siempre han estado muy cerca nuestro … a quienes conocemos de cerca.  … Pronunciemos sus nombres, … traemos sus rostros a  la memoria.  ¿Cuándo puede ser que Jesús ha actuado en ellos?  ¿Qué actos de ellos son en realidad milagros del Señor? … esa ayuda … esa mano amiga … ese consuelo … ¿no podrían ser actos del Señor?    … Nadie es profeta en su tierra … Gracias Señor por los profetas que has enviado a nuestra vida a hablar en tu nombre.

Evangelio jueves 30 de julio

Evangelio Mateo 13, 47-53: 47 El Reino de los Cielos se parece también a una red que se echa al mar y recoge toda clase de peces. 48 Cuando está llena, los pescadores la sacan a la orilla y, sentándose, recogen lo bueno en canastas y tiran lo que no sirve. 49 Así sucederá al fin del mundo: vendrán los ángeles y separarán a los malos de entre los justos, 50 para arrojarlos en el horno ardiente. Allí habrá llanto y rechinar de dientes. 51 ¿Comprendieron todo esto?». «Sí», le respondieron. 52 Entonces agregó: «Todo escriba convertido en discípulo del Reino de los Cielos se parece a un dueño de casa que saca de sus reservas lo nuevo y lo viejo». 53 Cuando Jesús terminó estas parábolas se alejó de allí 54 y, al llegar a su pueblo, se puso a enseñar a la gente en su sinagoga, de tal manera que todos estaban maravillados. «.

Jesús nos dirige ahora la pregunta a nosotros … ¿Han entendido lo que les estoy pidiendo en su vida? … ¿Han comprendido la diferencia entre actuar bien y actuar mal? … ¿Podemos reconocer entre  un pez bueno y uno malo? … Imaginemos ahora a Jesús enviándonos a ser como un dueño de casa … a amar y ayudar a nuestra familia, …  a nuestra gran familia … A extender el Reino que se nos ha confiado. ¿Cómo hacerlo?, … ¿qué dones hemos recibido para ello?… ¿que podemos sacar de  nuestro armario para servir? … ¿cuáles son nuestras fortalezas para esta misión? … ¿Cuáles son nuestras limitaciones? … ¿dónde están las distracciones que nos alejan de nuestra misión? … Las observamos … ¿qué necesitamos hacer para aprovechar nuestros dones y superar nuestras limitaciones?

Evangelio miércoles 29 de Julio

Fiesta de Santa Marta

Evangelio Juan 11. 19-27: 19 Muchos judíos habían ido a consolar a Marta y a María, por la muerte de su hermano. 20 Al enterarse de que Jesús llegaba, Marta salió a su encuentro, mientras María permanecía en la casa. 21 Marta dijo a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22 Pero yo sé que aun ahora, Dios te concederá todo lo que le pidas». 23 Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará». 24 Marta le respondió: «Sé que resucitará en la resurrección del último día». 25 Jesús le dijo: «Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá;  26 y todo el que vive y cree en mí,  no morirá jamás. ¿Crees esto?».  27 Ella le respondió: «Sí, Señor, creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que debía venir al mundo».

Traigamos a nuestra oración a nuestros seres queridos que han partido … recordemos sus rostros … pronunciemos sus nombres … recordemos los momentos de dolor vividos en su tránsito a la otra vida … nuestras oraciones para que no se fueran … Reflexionemos nuevamente sobre esta promesa de Jesús: “El que cree en mí nunca muere” …    ¡Ellos no han muerto! … ¡Viven! … ¿Creemos esto? … Jesús es la resurrección y la vida … Le pedimos hoy al Señor empaparnos de su palabra … que aumente nuestra fe en quien venció a la muerte para darnos la mayor esperanza: ¡la vida eterna! … Gracias, Señor

Evangelio martes 28 de julio

Evangelio Mateo 13, 36-43: 36 Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: «Explícanos la parábola de la cizaña en el campo». 37 Él les respondió: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; 38 el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno, 39 y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles. 40 Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo. 41 El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal, 42 y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes. 43 Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!

Recordemos nuestra vida … A veces hemos sido agente del Reino … Hemos propagado la buena noticia …los valores de Cristo …  ¿cuándo? … ¿con quienes? ¿cómo?…  Damos gracias …  Recordemos también cuando nuestras acciones han ido en contra del Reino. Cuando nuestra siembra ha sido de maleza … ¿cuándo? … ¿con quien? … ¿cómo? . Pedimos perdón …  Pedimos la gracia del discernimiento para reconocer las tentaciones del mal espíritu de las mociones que el espíritu del Señor quiere motivar en nuestra vida.  Le pedimos a Jesús nos ayude para ser de los justos que brillarán al final de los tiempos.

Evangelio lunes 27 de julio

Evangelio Mateo 13, 31-35: 31 También les propuso otra parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. 32 En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas».33 Después les dijo esta otra parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa». 34 Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas, 35 para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta:   Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas  desde la creación del mundo.

Contemplemos nuestra vida … Observemos nuestras acciones apostólicas …  A quienes hemos ayudado más  … a quienes hemos amado más ..¿Cómo comenzaron nuestras obras apostólicas? … ¿Cómo han ido creciendo?  … ¿Nuestra vida espiritual está ya dando frutos en nuestra vida cotidiana? … ¿Cuáles son esos frutos? … ¿Son las ramas de nuestro árbol de la vida ya suficientemente fuertes como para acoger a las aves del campo? … ¿Quiénes se cobijan en nuestra vida? … ¿quiénes ya se posan en nuestras ramas? Los traemos a nuestra oración y pedimos por ellos y por nuestra vida que crece como el grano de mostaza y como el pan con la levadura.

Evangelio viernes 10 de julio

Evangelio Mateo 10, 16-23: Yo los envío como a ovejas en medio de lobos: sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas. 17 Cuídense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en sus sinagogas. 18 A causa de mí, serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos. 19 Cuando los entreguen, no se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento, 20 porque no serán ustedes los que hablarán, sino que el Espíritu de su Padre hablará en ustedes. 21 El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los harán morir. 22 Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará. 23 Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra, y si los persiguen en esta, huyan a una tercera. Les aseguro que no acabarán de recorrer las ciudades de Israel, antes de que llegue el Hijo del hombre.

Recordemos aquellos momentos en que por actuar con fe nos podemos haber metido en problemas. … ¿Y ahora, en qué es necesario que seamos precavidos? … ¿En qué podemos ser audaces?… ¿Cómo se refleja esa sencillez de nuestra acción?…  Elevamos una oración pidiendo la acción del Espíritu del Señor en los momentos difíciles y por aquellos que hoy la están pasando mal por ser consecuentes con sus valores cristianos. … Por ellos y por nosotros, roguemos al Señor.

Evangelio jueves 9 de julio

Evangelio Mateo 10, 7-15 : Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca. 8 Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente. 9 No lleven encima oro ni plata, ni monedas, 10 ni provisiones para el camino, ni dos túnicas, ni calzado, ni bastón; porque el que trabaja merece su sustento. 11 Cuando entren en una ciudad o en un pueblo, busquen a alguna persona respetable y permanezcan en su casa hasta el momento de partir. 12 Al entrar en la casa, salúdenla invocando la paz sobre ella. 13 Si esa casa lo merece, que la paz descienda sobre ella; pero si es indigna, que esa paz vuelva a ustedes. 14 Y si no los reciben ni quieren escuchar sus palabras, al irse de esa casa o de esa ciudad, sacudan hasta el polvo de sus pies. 15 Les aseguro que, en el día del Juicio, Sodoma y Gomorra serán tratadas menos rigurosamente que esa ciudad..

¿Qué padecimientos podemos aliviar? … ¿A quiénes que se sienten morir podemos reanimar? … ¿Cuáles son los postergados de la sociedad que podemos rehabilitar? … ¿qué demonios odemos expulsar de nuestros hermanos? … ¿Cómo? … Podemos, … no necesitamos mayores preparaciones ni provisiones. Sólo sintiéndonos enviados … Adelante … Vamos … Juntos

Evangelio miércoles 8 de julio

Evangelio Mateo 10, 1-7  Jesús convocó a sus doce discípulos y les dio el poder de expulsar a los espíritus impuros y de curar cualquier enfermedad o dolencia. 2 Los nombres de los doce Apóstoles son: en primer lugar, Simón, de sobrenombre Pedro, y su hermano Andrés; luego, Santiago, hijo de Zebedeo, y su hermano Juan; 3 Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; 4 Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó. 5 A estos Doce, Jesús los envió con las siguientes instrucciones: «No vayan a regiones paganas, ni entren en ninguna ciudad de los samaritanos. 6 Vayan, en cambio, a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. 7 Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca.

Imaginemos nuestro nombre entre los otros doce …  Jesús nos envía a misionar … ¿Qué nos pide? … hoy, en nuestra vida … con todo lo que somos …  ¿Cómo podemos demostrar que el Reino del Señor está ya aquí? … ¿Qué podemos hacer para proclamar esa buena noticia?