Evangelio martes 28 de julio

Evangelio Mateo 13, 36-43: 36 Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: «Explícanos la parábola de la cizaña en el campo». 37 Él les respondió: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; 38 el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno, 39 y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles. 40 Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo. 41 El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal, 42 y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes. 43 Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!

Recordemos nuestra vida … A veces hemos sido agente del Reino … Hemos propagado la buena noticia …los valores de Cristo …  ¿cuándo? … ¿con quienes? ¿cómo?…  Damos gracias …  Recordemos también cuando nuestras acciones han ido en contra del Reino. Cuando nuestra siembra ha sido de maleza … ¿cuándo? … ¿con quien? … ¿cómo? . Pedimos perdón …  Pedimos la gracia del discernimiento para reconocer las tentaciones del mal espíritu de las mociones que el espíritu del Señor quiere motivar en nuestra vida.  Le pedimos a Jesús nos ayude para ser de los justos que brillarán al final de los tiempos.

Autor entrada: Mónica Pacheco Guzmán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *