Lunes 10 de Mayo

Evangelio de Juan 15:26-27, 16:1-4

Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando venga el Protector que les enviaré desde el Padre, por ser él el Espíritu de verdad que procede del Padre, dará testimonio de mí. Y ustedes también darán testimonio de mí, pues han estado conmigo desde el principio. Les hablo de todo esto para que no se vayan a tambalear. Serán expulsados de las comunidades judías; más aún, se acerca el tiempo en que cualquiera que los mate pensará que está sirviendo a Dios. Y actuarán así porque no conocen ni al Padre ni a mí. Se los advierto de antemano, para que cuando llegue la hora, recuerden que se lo había dicho. No les hablé de esto al principio porque estaba con ustedes.»

Jesús confía en que seremos testigos de El. ¿De qué podemos dar testimonio nosotros? … Recordemos las experiencias de Dios que hemos tenido … ese retiro, esa jornada, o bien ese momento en que sentimos su presencia…. ¿Cuándo hemos  dado testimonio de nuestra relación con Jesús? … Nos ha ocurrido que lo hemos pasado mal por contar nuestra experiencia de Dios?  … ¿cuándo?  … ¿con quién? … alguna burla implícita, un alejamiento … Alguien que nos critica … Jesús nos advirtió que habrá quiénes se pondrán en contra nuestra por estar cerca de El.

Autor entrada: Mónica Pacheco Guzmán