Lunes 23 de agosto de 2021. San Donato

Evangelio de Mateo 23,13-22

13 «¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que cierran a los hombres el Reino de los Cielos! Ni entran ustedes, ni dejan entrar a los que quisieran. 14 . 15 ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que recorren mar y tierra para conseguir un prosélito, y cuando lo han conseguido lo hacen dos veces más digno de la Gehena que ustedes! 16 ¡Ay de ustedes, guías ciegos, que dicen: «Si se jura por el santuario, el juramento no vale; pero si se jura por el oro del santuario, ¡entonces sí que vale”! 17 ¡Insensatos y ciegos! ¿Qué es más importante: el oro o el santuario que hace sagrado el oro? 18 Ustedes dicen también: «Si se jura por el altar, el juramento no vale, pero vale si se jura por la ofrenda que está sobre el altar». 19 ¡Ciegos! ¿Qué es más importante, la ofrenda o el altar que hace sagrada esa ofrenda? 20 Ahora bien, jurar por el altar, es jurar por él y por todo lo que está sobre él. 21 Jurar por el santuario, es jurar por él y por aquel que lo habita. 22 Jurar por el cielo, es jurar por el trono de Dios y por aquel que está sentado en él.

Duras las palabras de Jesús … ¿Cómo nos llegan a nosotros? … ¿En qué cosas nuestra fe es más de apariencias y de liturgias que de un verdadero estilo de vida cristiano? … Repasemos nuestros objetivos de nuestra vida espiritual … ¿Qué cosas son sólo “deberes”? … ¿Dónde está lo medular de nuestra vida de fe? … ¿Dónde las obligaciones superan nuestros convencimientos sinceros? … ¿a quienes hemos podido contagiar con obligaciones que van más allá de lo que realmente Jesús nos pide?

Autor entrada: Mónica Pacheco Guzmán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *